lunes, 21 de junio de 2010

Indiferencia... educación o abandono??

Bueno... empecemos con las definiciones...
Indiferencia: 1. f. Estado de ánimo en que no se siente inclinación ni repugnancia hacia una persona, objeto o negocio determinado.
Educación: 1. f. Acción y efecto de educar. 2. f. Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes. 3. f. Instrucción por medio de la acción docente. 4. f. Cortesía, urbanidad.
Abandono: 1. m. Acción y efecto de abandonar o abandonarse.((1. tr. Dejar, desamparar a alguien o algo. 2. tr. Dejar una ocupación, un intento, un derecho, etc., emprendido ya. 3. tr. Dejar un lugar, apartarse de él. 4. tr. Cesar de frecuentar o habitar un lugar. 5. tr. Apoyar, reclinar con dejadez. U. m. c. prnl. 6. tr. Entregar, confiar algo a una persona o cosa. 7. prnl. Dejarse dominar por afectos, pasiones o vicios. 8. prnl. Descuidar los intereses o las obligaciones.))
A priori... se podría pensar que los términos educación y abandono son totalmente opuestos... y aunque etimológicamente es así, en la práctica no lo parece...

La indiferencia, para mí, es el mayor de los "castigos" que alguien te pueda dar... es decirte, y demostrarte que para esa persona no vales nada, que tu insignificancia es total y absoluta...

Pero... hay algunos casos, en los que un Dom... intenta educar a su sumi en esa indiferencia... como castigo... ya digo que me parece el peor de ellos... pero... para que te educa alguien que se supone que te respeta, protege y cuida en la indiferencia??

O para que te acostumbres a vivir en soledad... porque sus ausencias... o indiferencia hacia tí serán una constante... o para que te sientas tan pequeña cosa... que con el mínimo gesto que te dedique... ya seas feliz...

Pero y eso no sería abandonarte?? Dónde está la línea que delimita ambos términos??

Supongo que en la subjetividad y sentimiento de cada uno... cada uno marca dónde está el límite de todo...

Ya digo... como castigo en un momento dado... en unos términos oportunos... podría hasta entenderlo... pero como constante en una relación... y más si es en una relación que se empieza... para mí, no es lógico... ya que el sentimiento de abandono que puede aflorar en un sumi que se sienta así, debe ser horrible... sentir que cualquier cosa que rodee a tu Amo es más importante que tu... que su tiempo contigo es casi un suplicio para Él... 


Así que... intentemos ser todos coherentes... que al final, nos guste más o menos... los sumisos lo somos por sentimiento... pero un Amo... sin un sumiso, sólo es un Dominante...

Se ha entendido algo de lo que quería decir?? Que opináis vosotros?? Como os dentiríais ante la indiferencia de vuestro Am@??

11 comentarios:

katt{} dijo...

muy buena reflexión, sí , se ha comprendido perfectamente lo que querías decir.

gracias como siempre por tus palabras.

un beso gordote

angzalais{E} dijo...

Buenas :)

Interesante reflexión, hablé hace unos días sobre el silencio y básicamente me hacía la misma pregunta ¿hasta dónde?

Hay un momento exacto en que la indiferencia, el silencio, el apartar a la sumisa pasa de "método para" a "contraproducente por".

Caminos, los de la indiferencia, difíciles de controlar, la linea es demasiado fina y lo que me da rabia es que algunos supuestos dominantes se "esconden" tras esta manera de doma o guia para ocultar la realidad que es;
no son capaces
no tienen tiempo
no lo sienten de la misma manera.

Miedo me da el camino de la indiferencia, el del silencio, el del aparte...

Besos querida y gracias

alba, sumisa de Marta R dijo...

Se entiende perfectamente lo que dices pekeñaja.

Esa sensación de soledad y abandono no tiene perdón. No entiendo a quien se compromete con otra persona que se le entrega completamente, y después no le hace caso, más vale ser sincero y hacer daño al principio, que un dañor continuado e irreparable en la autoestima y confianza del sumiso.

Besitos a las tres.

rossella de AnP dijo...

Nos entregamos libremente para k nos guien, nos enseñen, nos feliciten, nos reprendan, nos castiguen pero ESTANDO ahí, ambas partes por igual.

Con la indiferencia ni se puede guiar, ni enseñar, ni felicitar, ni reprender, ni castigar, ni etc... los k deseeis poner porke una de las dos partes apenas si aparece y por muy libremente k sea esa entrega, yo me pregunto... si no "está" a kien la das???

Entiendo k en un castigo, durante un periodo corto despues de una explicación pueda haber cierta "indiferencia o silencio" por parte del Dom... pero sólo como castigo y para aprender, no lo entenderia en otro contexto, así y sin más...

Petonets desde mi sentir para las tres

shurime dijo...

Tema interesante y complicado al mismo tiempo, porque cada maestrillo tiene su librillo y algunos aplicaran el silencio y la indiferencia como tipo de castigo continuado sin embargo creo que es importante saber a quien se le aplica y desde luego como algo muy controlado en tiempo... porque la indiferencia genera indiferencia... y en algunos casos... depresión.
Y como todo en la vida, sentido común... ahora bien, me pregunto ¿que origina los castigos?
Un beso muy dulce

alexia {All} dijo...

Solo quisiera dejar algo que últimamente me hace replantearme muchas cosas:
Hay sumisas que por falta de experiencia, por falta de amor propio o por simple manipulación de sus supuestos amos aceptan que se las ignore,que permiten que las eduquen bajo normas muy crueles y sobre todo a mi modo de ver con silencios que lo único que provocan es su desesperación, he sido testigo y hombro de algunas de ellas y la verdad no comparto este tipo de técnicas.
Se que en su dolor la sumisa logra arrastrarse y llegar a creerse merecedora de este desprecio por eso y aunque sea lo único que pueda hacer seguiré escuchándolas, apoyándolas y mostrandoles que todos nos merecemos un mínimo de constancia, dedicación y ánimos para darle sentido a todo lo que entregamos.
Besitos de canela.

{ÍsisdoEgito}JZ - Tua, somente tua dijo...

Para mim, existem duas situações:

O castigo e a punição.

No castigo, fica implícito e explícito, que o Dono deseja que a submissa aprenda como ela deverá proceder diante Dele e dentro da relação, ja que Ele manda e a ela, somente resta obedecer-lhe as regras impostas por Ele.
Como castigo, no meu ponto de vista, é uma maneira de educar e ensinar a submissa, não caberia jamais o silêncio.
Não educamos nossas crianças com o silêncio, mas explicando e caso não seja ouvido de primeira, será explicado mais uma vez, dando um castigo educativo, por exemplo.

Na punição, vejo que o Dono esta mostrando que por mais que tenha explicado e mostrado a submissa o caminho certo, ela erra e continua errando, nada faz para aprimorar-se.
Então, neste caso, ela merecerá ser punida. Aí, valem as punições que o Dono sabe que tocará e mexerá mais com a estrutura da submissa, e poderá ser fisico ou emocional.
O silêncio é a punição emocional, e comigo por exemplo, assim como para muitas outras submissas, funciona infinita vezes mais forte que qualquer punição física.

No fundo, voce sabe que o Dono esta ali, presente ainda que ausente ou a distância. Ele segue tua dor, teu desconforto, tua angústia, mais silencia propositalmente.
Permanece indiferente por dias (temporário e não tão longo, caso contrário, perde o foco e o merito), de acordo com o grau de desrespeito e desobediencia que sua submissa cometeu.

Assim, faz com que a submissa, no vazio, reflita e sofra para aprender com o erro cometido e o Dono reitera, mais uma vez, quem tem o domínio, o controle.

Para mim, seria essa analogia:

Castigo = educação;
Punição = indiferença;

O que difere todos dois do abandono, pois neste caso, o Dono deixa a submissa à própria sorte, sem que ela aprenda, apenas sofra, sem guia-la, sem conduzi-la.
É como se Ele, o Dono, não desejasse mais aquela submissa, nem a relação, e por não saber como fazer para termiana-la, sumisse, abandonasse tudo.

Enfim, minha forma de encarar, que é compartilhada pelo meu Dono, Senhor Jun Zurik.

Belo tema.

Beijos carinhosos,
ÍsisdoJun

lorena{AD} dijo...

Que temita y que buenas todas las reflexiones derivadas,mi humilde expereciencia con este tipo de "castigo", solo me genero angustia, dudas y cuando preguntaba que habia hecho mal, solo me respondía "vos sabras" y no, yo no sabia, asi que como iba iba a aprender y corregirme??, por inexperiencia segui un tiempo en esa seudo relacion en la que me dejaban plantada y esperando dias enteros, por suerte soy sumisa pero no estupida y en realidad pude darme cuenta que el castigo no era tal, sino una excusa para tenerme a disposicion para cuando estaba aburrido o si no aparecia algo mejor, jeje. En fin hay de todo en la viña del sado....
Con mi Amo actual, mi adorado Señor,charlamos mucho sobre el tema aun antes de convertirme en su esclava, y me enseño la diferencia entre te castigo con la indiferencia, por tiempo controlado, determinado y siempre acompañadome y el abandono despreocupado.
saluditos desde Argentina

Rosaida dijo...

Se entiende perfectamente. Opino sobre lo que expones que es un abandono motivado por la indiferencia, por lo tanto nada que ver con la educación.
Besos desde mi Jardín.

arcilla dijo...

Recuerdo en una ocasión... que mandé un desafortunado sms a mi Amo... que provocó una confusión entre nosotros.

Su respuesta fue... algo así como... "no volveré a llamarte hasta que no te expliques en condiciones vía mail... te leeré cuando pueda y te contestaré cuando lo crea oportuno".

Apufffffffff... no habíamos dejado de hablar ni un solo día desde que habíamos empezado... y la petición de que no me llamara ese día había sido mía...

Él lo relacionó con otra cosa que nada tenía que ver... con lo que yo pensaba... cuando le mandé el sms.

Fué horroroso.

Ese día... intercambiamos un par de mail's... en los que su enfado era más que evidente... y mi tristeza también.

Al final... me llamó por la noche... hablamos... pero si creí que ahí quedaba todo... me equivocaba.

En el siguiente encuentro... sacó el tema casi que nada más vernos...

Nunca más volvió a pasar algo así.

Fue duro... y estoy convencida... que no sólo para mí.

Besos

brisa[EdG] dijo...

Pienso que castigar con el silencio no nos sirve mas que para sentirnos abandonas. El simple hecho de ver en nuestros Amos esa cara de decepcion ya nos produce el suficiente dolor como para no querer volver a fallarlos
Y yo me pregunto ¿ No seria mas facil hablarlo y enseñarnos como actuar correctamente?

Publicar un comentario